Páginas

miércoles, mayo 09, 2012

Tres Gracias




AGLAYE
(Susana)

Al fin, Aglaye,
hay un volcán de vida en mi pecho.
No inunda ya la inquietud mi espíritu, 
como a ratón huyendo, incesante,
ni la soledad lo atormenta con su perenne rutina.
El poderoso instinto del recelo al semejante
has arrancado, valerosa, de mi corazón,
que, ardiendo ahora de afecto y agradecimiento,
ve el reflejo, en la dulzura de tu rostro,
de la miel, la alegría, 
de la inmensa dicha que siempre traerá
la primera amiga.


EUFRÓSINE
(Isi)

Tu mirada, Eufrósine,
vigorosa como una espada 
que hiere de pura miel,
en el centro del pecho,
reflejo de todo lo noble y generoso,
el espectro de la corrupción 
aleja, cuando la contemplo, de mi alma,
que, libre de pretextos para el rencor y el odio,
busca la armonía y la ecuanimidad,
por igualarse con tan dulce rostro.


TALÍA
(Irene Comendador)

En tus facciones, Talía, 
tan luminosas como un día de primavera,
no hay resquicio alguno
para la sombra de una falsedad,
para la mueca de una bajeza,
para la rigidez de una maldad.
Libre y hermosa,
siempre estás amaneciendo,
y en los nacientes soles, 
que tus párpados enmarcan como nubes rosadas,
llevas la esperanza y la alegría
a los corazones que amas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario