Páginas

domingo, marzo 04, 2012

Solo


Mi soledad es tan vasta
como el espacio que el corcel de la muerte
recorre cada respiro con su ansia desbocada.
Nada la calma,
nada la puede aplacar,
más que la fatiga de mi cuerpo y el suyo
trepando entrelazados
el eje del mundo.
Pero su corazón, frío, me ha negado
tantas veces como suena el fragor de las nubes 
en una despiadada noche de tormenta.
¿Quién es,
quién es,
quién es la que me niega
después de devolverme el aliento?
¿Es ángel o diosa del Mal?
¿Por qué me he enamorado de aire?
Mi soledad es tan vasta
como el espacio que el corcel de la muerte
recorre cada respiro con su ansia desbocada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario