Páginas

domingo, febrero 26, 2012

Temor


Un santo,
¿qué sentiría en el Infierno?
Vagaría por sus calles estrechas y oscuras 
de ciudad de provincia
con amargo horror y desesperante soledad;
sentiría agobio 
al pasar junto a las casas de los ricos
todas rodeando estrechamente los orgullosos templos;
escucharía las risas absurdas
de demonios descabezados,
fumando a la puerta de las tabernas,
que imaginaría dirigidas contra sus vestiduras talares;
temería que su resplandor de bondad
hiciera reír a los niños que juegan en el parque;
sentiría humillada su dignidad
al ver que las parejas de novios
miraban con sonrisa irónica
hacia sus blanquísimas alas...
Echaría en falta su Cielo,
su lejano Cielo, que los duros instantes presentes
ni siquiera le permitirían rememorar con pena,
pues el temor le apremiaría.




No hay comentarios:

Publicar un comentario