Páginas

jueves, febrero 02, 2012

Apenas nada.

Sólo humo de hoguera 
en medio de una tempestad de viento,
sólo rama desgajada de olivo que los vórtices de un río 
engullen y escupen 
retardando su marcha durante un instante
a unos pocos metros del mar;
sólo la llama de una vela ya extinta
ardiendo milagrosamente 
en una mecha que ya no es más que ceniza...
Sólo eso somos, 
sólo el aire de un suspiro,
un rumor del vacío,
una brizna de la nada,
un sueño que no se recuerda al despertar,
un ser que ya no es nadie cuando nace,
sólo eso, amor mío.
Pero si nos unimos tú y yo,
cada uno será para el otro
el fundamento de este vasto Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario