Páginas

jueves, enero 26, 2012

Y a pesar de todo...

Y a pesar de todo, la noche es serena, el cielo algo nublado, algo de frío ya, la luna sale y se esconde entre las nubes... siento ahora que mis sentimientos se regeneran y mi mente se encuentra predispuesta a dulces pensamientos. ¿Y si más allá de la bruma del presente, donde estos sombríos días de desazón y amargura parecen cubrirlo todo hasta el final, un renovado amanecer me restituyera la confianza en la vida, y si abriera las ventanas y la dicha de vivir alcanzara a cada partícula de mi ser colmándome de una tranquila alegría, y si la tristeza no fuera necesaria en el mundo y al doblar la esquina me encontrara, hechos realidad, los perdidos deseos de mi infancia y, uno a uno, todos se acabaran cumpliendo, y si tú estuvieras conmigo ahí, en esos días de plenitud que mi espíritu emocionado ahora quiere evocar, y te fuera posible darme todo ese amor que te pido, y si nuestras vidas fueran desde entonces un feliz tránsito entre las flores del amor y, sólo mucho después me hallara la muerte, soñando con otro beso más? Mi luciérnaga hermosa, ¿y si la felicidad fuera todavía posible para mí a pesar de todo?

2 comentarios:

  1. Pensemos que todavía es posible, la vida no puede ser indiferente ante un corazón que puede escribir estas palabras que conmueven.
    Te envío un abrazo fuerte
    Susana

    ResponderEliminar