Páginas

domingo, enero 22, 2012

Otra decepción


Ojalá veas la tristeza
correr como una rata
hacia un sucio y ruin agujero
y la nostalgia ahogarse
en tu felicidad presente;
ojalá el tiempo entierre pasiones que te duelen
y al mar se vayan 
los cascotes de tu pasado roto;
ojalá los hombres pérfidos
se aparten de tu camino
y nadie quiera arrebatarte
tu libertad natural,
todo el afecto que cabe en el mundo
tributario de tu bondad;
ojalá encuentres el camino
hacia el amor renovado,
transformado en lo que quieres
y despojado de decepciones;
ojalá un hombre deseable 
te estreche fuerte entre sus brazos
mientras su voz te susurra baladas;
sólo felicidad te deseo
y a tus deseos, materialidad;
ojalá ya nunca olvide
que no debo agobiarte
con inoportunos requiebros
y celos cobardes;
pero ahora permíteme 
que vierta las egoístas lágrimas
por ese sueño que yo no voy a cumplir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario