Páginas

domingo, enero 29, 2012

Mi alma está herida

Mi alma está herida y ella no viene a socorrerla hoy. 
Los días se suceden 
pero apenas consigo nada de su benevolencia. 
Jamás he necesitado tanto a nadie 
y sin embargo ella parece capaz de prescindir de mí. 
Es mi Ángel del Bien, mi enamorada locura, 
mi luna hermosa, mi prodigio de belleza, 
mi luz en la bruma, mi deseo encadenado, 
mi furor de amar, mi nostalgia sedienta y apasionada, 
mi pena dolorida, 
lo único que me alegra, todo lo que me abate, 
la meta de todos mis pasos, la aspiración de mi libertad, 
la amo, la busco, 
la añoro, la espero, 
la llamo, 
pero no he llegado a su corazón, 
no me ama, 
no me corresponde. 
¿Querrá ser mía alguna vez? 
Yo desespero, muero, 
pierdo el ánimo y la voluntad 
el día que no me da una palabra de afecto. 
Mi sueño es sólo ella... pero mi alma flaquea, 
llora y pierde la esperanza 
porque sabe que su boca puede a cualquier hora decir no para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario