Páginas

jueves, diciembre 22, 2011

Una Flor y un Perro





A la hermosa primavera un saludo
(de una boca vegetal, labios grana)
sin dicha, vio su ocaso esta mañana;
que siga viva al amanecer dudo.

Pues se arrimó a esta flor un peludo,
guiado por rudeza y cierta gana,
y a la brisa, un pie elevado, temprana,
sobre su tez vil lluvia arrojar pudo.

Aunque simple y sin intención aviesa,
ciego a sus encantos, ay, la flor mata
por culpa de la doble catarata.

Así, el falso artista cuando expresa
lo que en el banco con su arte ingresa,
como este can es cuando alzó su pata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario