Páginas

domingo, diciembre 11, 2011

El Tiempo


Cuanto hoy contemplo
es pasto del tiempo;
el polvo vuelve a ser roca 
y la roca vuelve a ser polvo
pero el hombre muere para siempre
y su paso por el mundo
se extravía en la memoria de la eternidad
como una delicada pluma
hostigada por un ciclón.

¿Pero sabes, amada,
por qué, aunque el hombre muera,
vive para siempre su dicha de amar?
Porque cuando nos besemos
por primera vez,
todo el cosmos guardará silencio
y nosotros solos lo seremos todo
y el Universo entero nos habitará
y, habiéndose encontrado nuestras bocas
tras la desesperada búsqueda,
el Mundo ya no habrá surgido
para nada
y, si alguna vez termina,
el fulgor de nuestro antiguo amor
será su explosión final.



No hay comentarios:

Publicar un comentario