Páginas

jueves, diciembre 29, 2011

Mi propio Platero



¿Debiera acaso estar agradecido?
Mas cierto es que este sucedido lloro,
al punto de que incluso lo deploro
y llego hasta a tenerlo aborrecido:

Siguiendo un argumento conocido,
el plectro me ilumina Platayoro,
jumento de un rebuzno muy sonoro
de gris el pelo con manchas teñido.

De vuelta yo a mi casa, va esa musa,
su boca se hace en mi bolsillo intrusa,
y torna, ay pena, en alfalfa mi cuaderno.

La mía se lamenta, así, profusa
y al burro grita que, ya seco o tierno,
no era forraje mi poema eterno.

domingo, diciembre 25, 2011

Eructo de un Poeta




En la Luna, poema, te adivino,
buscando inspiración, el astro observo,
la pluma tiembla cual volcán soberbio
al tiempo que aguarda el furor divino.

Y pienso, si llega, rimar tan fino,
vestirte de tan bello y noble verbo,
y darte un ritmo de tan bravo nervio
que serás sutil y exquisito vino.

Clavada en mis pupilas he la esfera,
esperando estoy tan sublime parto
que mi alma de inquietud se desespera.

Un mal eructo emito y, triste, aparto
la pluma. Y pues mi panza tengo huera,
es del astro del que debo estar harto.

jueves, diciembre 22, 2011

Una Flor y un Perro





A la hermosa primavera un saludo
(de una boca vegetal, labios grana)
sin dicha, vio su ocaso esta mañana;
que siga viva al amanecer dudo.

Pues se arrimó a esta flor un peludo,
guiado por rudeza y cierta gana,
y a la brisa, un pie elevado, temprana,
sobre su tez vil lluvia arrojar pudo.

Aunque simple y sin intención aviesa,
ciego a sus encantos, ay, la flor mata
por culpa de la doble catarata.

Así, el falso artista cuando expresa
lo que en el banco con su arte ingresa,
como este can es cuando alzó su pata.

domingo, diciembre 18, 2011

Libre


Dedico este soneto a la gente 
a la que no he sabido entender.

Luis Rafael García Lorente



Un solo amor, vino es de soledad
que pronto nos embriaga de egotismo;
solo una meta, un áureo conformismo;
solo una entrega de alma, una maldad.

Por eso os digo esto, escuchad:
que amar a muchos es un altruismo,
y es libre el que lo sienta en sí mismo,
que el néctar es de la felicidad.

Custodia el Mariscal su territorio
porque no quiere más que a su nación
y a las vecinas va el supositorio

que causa, cuando entra, una explosión.
¡Maldito sea, ay, cualquier villorrio,
donde no quepa cada corazón!

jueves, diciembre 15, 2011

El Sedimento




Amada,
alguien lo llamaría costumbre,
otros, quizá obsesión,
quizá unos terceros dirían
que es mi imaginación
la que me ha hecho quererte más que a nada
y enamorarme como un loco, 
pues aunque te amo,
es un amor a distancia
de mensajes y chats.
¿No va a ser entonces amor de verdad?
¿No tienen las palabras la ternura que una mirada,
si las conduce el mismo sentimiento?
¿No dice tanto una frase precipitadamente escrita,
sin comas y con faltas de ortografía,
como un beso ansioso
si también brota con precipitación
en el límite de nuestra resistencia?

Amada,
si ahora te perdiera,
no perdería sólo palabras,
signos que ilumina un ingenio electrónico,
y que desaparecen como centellas 
cuando la máquina descansa, 
oscura su pantalla,
sino tu dulcísima presencia,
pues tus palabras
aunque idénticas a las de los demás,
sólo cuando tú las escribes,
me traen el aroma y la gracia
por los que ansioso suspiro
cuando te echo de menos.

Amada, 
el tiempo no pasa en balde
para mi corazón, 
pues va sedimentando
con el sucederse de tus palabras,
tus imágenes,
y tu voz,
una pasión de besos no dados
y de caricias anheladas.

Amada,
quisiera alcanzar tu pertinaz corazón
con palabras tan tiernas
que transporten el alma mía;
así, cuando las leas,
sabrás cuánto me ha enamorado
la dulzura de tu hablar,
y lo mucho que ésta aventaja
a la del poeta más fabuloso.



lunes, diciembre 12, 2011

[A MI MADRE]



Ella no va a leer estas palabras, porque no le gustan las pamplinas. Pero no conozco a nadie tan valioso y tan humilde al mismo tiempo como ella. Tiene 80 años pero no ha perdido sus razones para seguir viviendo otros veinte o veinticinco años. Ayer estuvo con unos albañiles, reparando la puerta de la cochera y como estos profesionales estaban haciendo mediciones y poniendo andamios y yo estaba con internet intentando ligarme a alguna chica para encontrar pareja de una puñetera vez, ella solita llevó los ocho sacos de cemento al sitio de la obra. Al final el maestro de obras dijo:

-¿Usted sola, ha traído esto? Vamos a tener que cobrarle un par de euros menos...

Avergonzado de verdad y profundamente agradecido a la absoluta entrega que ha rendido a sus hijos y nietos, no siempre bien valorada por mí, declaro aquí su altísimo valor humano, por supuesto mayor que el mío, y me reconozco desprovisto de fondos para evitar el embargo que mi vida sufriría si de pronto hubiera de pagar su sacrificio de tantos años.

Perdoname, madre. Yo ya lo he hecho...


domingo, diciembre 11, 2011

El Tiempo


Cuanto hoy contemplo
es pasto del tiempo;
el polvo vuelve a ser roca 
y la roca vuelve a ser polvo
pero el hombre muere para siempre
y su paso por el mundo
se extravía en la memoria de la eternidad
como una delicada pluma
hostigada por un ciclón.

¿Pero sabes, amada,
por qué, aunque el hombre muera,
vive para siempre su dicha de amar?
Porque cuando nos besemos
por primera vez,
todo el cosmos guardará silencio
y nosotros solos lo seremos todo
y el Universo entero nos habitará
y, habiéndose encontrado nuestras bocas
tras la desesperada búsqueda,
el Mundo ya no habrá surgido
para nada
y, si alguna vez termina,
el fulgor de nuestro antiguo amor
será su explosión final.



jueves, diciembre 08, 2011

El hombre sin generosidad





No entiendo la mezquindad
del hombre práctico
que no ama lo que no le es útil,
ni se encapricha de lo que no es posible,
ni va tras lo que no existe,
ni cree en su corazón.

¿Qué sabrá un hombre adusto,
apegado a sus costumbres,
de ideas cómodas,
que huye de lo desconocido
y no anhela más que una explicación vulgar
para cada cosa del mundo?

El no entenderá que yo diga
que amar no enloquece
sino que da la luz a la razón,
que la carne sin alma
es solo un cadáver,
que sólo es inspiración sublime
la del instinto,
y que la verdadera fe del Hombre
es el miedo a destruir.

Él es su propio enemigo
y su mezquindad
se mira en el espejo de la muerte.

martes, diciembre 06, 2011

Soy






Soy ansia de libertad,
azote de la mentira,
servidor de la belleza y el bien,
huésped de la soledad,
y un Pirro en la batalla de la vida.

La tristeza puede anegar mis ojos,
llorando la crueldad del mundo,
pero con lágrimas de esperanza

[Unas Palabras al Aire]




Amar y ser amado es necesario por una razón tan misteriosa como la de por qué un pájaro alza el vuelo y otro que hay a su lado permanece en tierra. Si consigo alguna vez ser correspondido por una mujer a la que yo corresponda, seré incapaz de explicar el motivo de mi felicidad, pero un poema saldrá de mí, bramando de alegría, como si se tratara de una victoria contra la negra muerte.
Bécquer, pese a cuantos se han burlado de él, sigue y sigue editándose después de tantas generaciones:

No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira.
Podrá no haber poetas; pero siempre
habrá Poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas;
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista;

mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá Poesía!

Mientras la Ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida, 
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista;

mientras la Humanidad, siempre avanzando,
no sepa a do camina;
mientras haya un misterio para el hombre
¡habrá Poesía!

*  *  *






sábado, diciembre 03, 2011

Amistad Inmortal


El abismo del deseo,
bestia mil veces enroscada
jamás podrá sortearse.
Cuantos a él se asoman
son engullidos.
Tan pronto aman como odian,
huyen de sí, 
dan besos al aire,
extravían la mirada,
siempre en la tierra extraña que ansían.

Hoy abandono un reino
en el que no puedo ser rey.
No sacudo el polvo de mis sandalias,
ni maldigo a sus habitantes,
ni menoscabo el valor de sus predios.
No abandono airado sus castillos,
ni me río de los cortesanos,
ni azoto al paje que me ayuda a subir al caballo.
No puedo bramar 
contra los soldados que me abren las puertas,
ni aguijar a mi caballo 
para que el viento seque mis lágrimas desesperadas.
No puedo maldecir mis recuerdos de esta tierra,
ni vengarme de su desdén,
porque he sido su poeta,
y va a ser mi amiga por siempre.
¡Viva la amistad de corazón!
¡Viva la amistad inmortal!





La Sombra

De luz estaba plena
mi alma,
alumbrada por un hermoso destello
mas la sombra de una nube
ha cruzado mi mente
y otra vez la oscuridad
ha cubierto mis pensamientos
y la amargura ha invadido mi pecho.

En mi Pecho

Nuestros días son sólo humo fugaz,
y en la tempestad del tiempo,
apenas duramos lo que un rayo.
Pero a lo que yo guardo para ti en mí pecho
poco le importa la muerte,
pues tú lo has hecho brotar
y vivirá para siempre.


jueves, diciembre 01, 2011

Ovillejo del Frutero

Le daría, más que guantes,
diamantes;
y, si pasta queda alguna,
la Luna;
y, al mes que viene, con calma,
el alma.
De su alba mano, en la palma
a mi novia le pondría,
si va bien la frutería,
diamantes, la Luna, el alma.

El Celoso Egoísta

Pides unos versos donde te diga
de qué modo es el amor que me inspiras.
Poco trato tengo yo con las liras
pero sea, pues, si insistes, amiga.

"Quiero, cuando nos casemos, que siga
la ley tu lengua de odiar las mentiras;
pues la piel, querida, te he de hacer tiras
si otro hombre el deseo de ti abriga.

"No hablarás nunca más con hombre alguno,
grande o chico, cristiano ni moruno,
al teléfono, chateando o por señas.

"Si quieres un pasatiempo oportuno,
reza, cose, lava o peina tus greñas.
¿Habrá otro amor más parejo al que sueñas?"