Páginas

viernes, noviembre 25, 2011

Noviembre


Como las hojas marchitas de otoño
que las ráfagas de un viento caprichoso
arrastran y remueven de acá para allá
porque la raíz que las alimentaba
ya no forma parte de ellas,
así me siento yo este día de noviembre.

Desnudo de la esperanza que me ataba a la vida,
condenado por el dios de mi religión,
desalentado, sin alma,
aturdido en medio del vacío,
ciego a cuanta felicidad alberga hoy el mundo,
así me siento yo este día de noviembre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario