Páginas

miércoles, noviembre 23, 2011

El monstruo que habita mi alma

Contra el monstruo que habita mi alma
nada puedo hacer.
El me arrastra,
cargado de desconfianza,
a dejar el vacío a mi paso,
cuando emerge desde lo profundo de mi océano,
y cuando ya nada queda,
hecho nada él también,
desaparece en su laberinto del Mal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario