Páginas

lunes, octubre 31, 2011

Quédate aquí



Aunque tenga que amarte sólo a través
de la Poesía, siempre estarás a mi lado,
pues yo te he mirado al fin a los ojos y tú
a los míos.  Tuyo es este poema, 
sin tus bellezas, jamás se habría escrito.

Luis Rafael García Lorente

¿Quién soy yo
para atarte a mi?
Tan sólo la sombra de un hombre,
que ha osado aspirar a un bien tan alto.
Pero has de escuchar mis ruegos,
sólo porque he apostado por ti;
sólo porque he arriesgado a todo o nada mi corazón,
que ahora derrama lágrimas
y, angustiado,
tiembla ante tu impiedad.

No te vayas.
 Si te fueras, ya no quedaría nada;
si te fueras,  
incluso una lámpara sobre una mesa,
un árbol encerrado en un jardín,
se volverían enigmas para mí.
No hay otro objeto en mi corazón
que alcanzarte y amarte todos los días que me restan,
aunque, mohíno, sólo acierto
a temer por nuestra libertad.

4 comentarios:

  1. Bueno, Susana, pues en ese caso ya te dedicaré un poema a ti :) XDD

    ResponderEliminar
  2. Me siguen llenando tus versos sigo soñando con esas declaraciones de amor, esa decisión de amar a pesar de...
    Aunque se vaya, quedara ella en ti y nosotros sabremos de ella y de este amor.
    Un abrazo Luis, ¡también por aquí!.
    Susana

    ResponderEliminar
  3. ¡Madre mía! ¡Cuantas Susanas en esta sección de comentarios! XDD Gracias por venir "también por aquí".

    Un abrazo, que sí me gustan, Susana XDD

    ResponderEliminar