Páginas

domingo, octubre 30, 2011

Preguntas


Para mi hermosa Dulcinea, 
descomunal secuestradora de mi corazón.
Un pájaro que viera quebradas sus alas
en el centro de un inmenso erial
 no sentiría mayor angustia, 
temeroso por su vida, 
que yo ante tu obstinado y cruel desdén.

Luis Rafael García Lorente


Eres el sueño que mueve mi vida,
soñado
el primer día que vi la luz del sol;
¿estoy yo en los sueños
que agitan tu corazón?

Miro tu rostro y veo
dulzura y sufrimiento;
¿puedo detener en él la mirada
y, perdiéndome en el enigma de tus ojos,
soñar con que me miren algún día?

Tu contagiosa alegría
me haría dichoso
si alguna vez no la enturbiaran mis solicitudes;
¿alguna vez seré yo
el que te haga feliz?

Tu presencia
es para mí,
 una hermosa sensación de plenitud y alivio;
¿si yo te necesitara para siempre, jueza temible,
te apiadarías de mí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario