Páginas

domingo, septiembre 04, 2011

Sólo amigos





Eres risa de niña entre los gritos del recreo,
amiga que jugabas a ponerme defectos,
mientras yo, siempre bravucón,
llenaba la conversación de mis burlescas presunciones.

Eres pena de ausencia en los días de lluvia
del Instituto.

Eres una mirada sorprendida,
unos ojos que ya no comprenden,
una voz que me niega el amor,
porque ya no ve nada en mi tristeza,
más que el fracaso
en los años de Universidad.

Eres una olvidada meta durante largos años de convalecencia,
años perdidos
en una soledad paranoica
saturada de fármacos
y en un avanzar a ninguna parte;
tan sólo vuelta a encontrar
en una imagen fugaz,
demasiado fugaz.

Y eres el sonido de un nuevo amanecer
desde las tinieblas,
la esperanza de felicidad;
quien ha de perdonar
los años en que mi alma,
congelada y apagada,
aun gritaba: ¡Sólo yo hasta el fin!

Yo tengo defectos y virtudes,
pero ahora sólo quisiera
que como cuando niños
salieramos al recreo y te rieras de mí
para que yo, fanfarrón,
jugase a restablecer mi dignidad.
Sólo eso y que, al final del día,
mientras tú me olvidabas besando labios 
que no escriben poemas para ti,
mi corazón se durmiera iluminado de felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario