Páginas

domingo, septiembre 18, 2011

La Vidente



Sólo cuando los ojos cierro, veo.
Hoy ya sé lo que pasará mañana.
Mover sin tocar es cosa liviana.
Lo encerrado en un sobre deletreo.

Lo lejano aquí veo y, cuando creo
que de hablar con alguien me viene gana,
entornando la boca, en esto vana,
de un cerebro a otro ideas paseo.

Oigo a veces a aquellos que no están
y veo a los que están en otra parte.
Vuelven los muertos a este mundo y van

los vivos en los ovnis hasta Marte.
¿Por qué, que sólo un loco es, dirán,
quien verdadero cree este raro arte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario