Páginas

lunes, septiembre 26, 2011

¿Cuando podré conquistarla?


No hay empresa
que el hombre no culmine.
No hay cumbre 
que no alcance.
Las fuentes del Nilo
halladas fueron;
el Polo Norte
cayó bajo el imperio del hombre;
la escritura lineal B,
fue descifrada, ¡oh, milagro!;
el Átomo, dividido,
la Luna, visitada;
el ADN, cartografiado;
los computadores,
reducidos en PCs;
Irak, dos veces cascó bajo la potencia
de unos impresentables;
los japoneses 
han inventado la tinta electrónica
y ahora viven los calamares en paz
pero tiemblan las editoriales....
Todo se consigue con paciencia,
y generoso esfuerzo.
¿Y cómo no voy a admirarme
de la fortaleza de esta mujer, 
si en el tiempo que llevo 
solicitando infructuosamente su corazón, 
hay imperios que se han hundido 
y vuelto a levantar
para volver a caer?
Dulce amada,
no es tan blanco el armiño
como quedan mis mejillas
cuando con energía me riñes
porque, desvergonzado, te digo:
-Amor mío, te quiero.


4 comentarios:

  1. jajajaj por dios un saludo espero leerte mas

    ResponderEliminar
  2. Para mí sería una alegría que lo hicieras, Anabel. No para otra cosa escribo que para llegar al corazón de quien me lee.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  3. reconozco que la poesía no es lo mío, la mayoría de las veces no la comprendo, los versos libres me resultan raros, quizás soy muy clásica, pero a mí me sacan de La canción del pirata y me pierdo...
    Pero este poema me ha gustado, porque es para mí un canto a la esperanza, además de que tiene versos simpáticos: "viven los calamares en paz pero tiemblan las editoriales"... jajaja! muy bueno!
    gracias por dejar el enlace en mi blog, pues me ha traído hasta aquí y el día ha empezado con una sonrisa 8)

    ResponderEliminar
  4. Tu comentario me hace muy feliz, Bea, pero si prefieres la poesía con rima y métrica también encontrarás aquí algún que otro soneto aunque "rítmicamente ilegales" y unos ovillejos al principio del blog que seguro que te harían sonreír.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar