Páginas

miércoles, septiembre 21, 2011

[Carta a los visitantes y asiduos]



Si has entrado en este blog por casualidad o porque lo conocías de antes o porque el buscador te ha servido el enlace, de cualquier forma que sea, tienes derecho a que te explique por qué escribo versos, por qué digo cosas de un modo que resultaría el hazmerreír de los televidentes de cualquier programa de entretenimiento-basura. Empecé a hacerlo de pequeño porque me gustaban las cosas bonitas: los pájaros, la luna, la hierba, los árboles... también porque me gustaba la rima, era un juego muy divertido. 

Más tarde empecé a odiar la poesía. Debí escucharle a alguien que los sentimientos había que guardarlos para la intimidad y que cuando estabas con gente extraña tenías que mostrarte vencedor de todas las emociones por arte y magia de tu inteligencia: si mostrabas un solo sentimiento en público estaba claro que eras tonto y de hecho las risas de las personas inteligentes que estaban presentes así lo demostraban. ¡Cuántas personas que no son más que presuntuosos petimetres pasan por portentosas lumbreras! 

Sólo hace unos meses ha retornado mi amor por la luna, los árboles, las montañas... Pero eso, diréis vosotros, no justifica el tiempo que pierdo y la energía eléctrica que gasto escribiendo versos, que dicho claramente, no tienen la utilidad que un motocarro, una vespa o un buen retrete con doble cisterna, una para... bueno, mejor no entro en detalles, pero queda claro que se ahorra mucha agua...

Para el marxismo está claro que quiero exaltar la vida del capitalista, tan contemplativa y tranquila, y que merezco morir a manos de un obrero con unas ganas de matar temporales porque está claro que cuando ya no haya capitalistas vivos se volverá un ser tiernísimo y hermano de todos los seres humanos...

Para Freud, escribo poemas tal vez porque no copulo lo suficiente y tengo un remanente de energía libidinosa que si no empleo para cantar mis sentimientos y hacerlos de todos, me puede entrar una neurosis y tener que ir a un psicoanalista.

Pero yo no escribo versos en atención a esas simplezas, los escribo porque quiero transmitir, comunicar a la sociedad el entusiasmo por la Libertad, recordarle sus emociones, despertarlos como individuos para que hagan de su mundo, de mi mundo, un verdadero hogar para los seres humanos y no el desastre infame al que estamos acostumbrados.


Por Luis Rafael García Lorente
Poeta y hombre descarado

5 comentarios:

  1. Jejeje, me encanta tu comentario y también esa fierecilla de tu princesita. Un beso muy grande, Susi.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis.
    Antes que nada agradecer tus comentarios en mi blog y hacerte seguidor.
    Ahora responderé a tus comentarios allí mismo para no invadir tu espacio.
    Aquí tienes una nueva seguidora y enlazaré tu blog al mío.
    Un saludo y me ha encantado encontrar este mensaje de bienvenida!

    ResponderEliminar
  3. No quiero que te molestes en poner ningún enlace, me he hecho seguidor porque me ha gustado tu blog

    ResponderEliminar