Páginas

miércoles, julio 27, 2011

Ruiseñor


Oculto en la espesura o enjaulado,
a los dedos te comparo de Orfeo
cuando yo en mi imaginación te veo,
por tu canto mi espíritu halagado.
Arpa eres que a mi ánimo inflamado
elevas con armonioso aleteo
por encima de todo cuanto es feo
cuando en alguna rama estás posado.
En mucho a mis haberes te pareces,
que cantas, vuelas y eres gris rojizo.
Al volar, tal cual ellos me entristeces;
mi bolsa canta, mas sin beneficio;
y, si de plata y oro, tú careces,
como en mí, de un desplume es cierto indicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario