Páginas

viernes, julio 29, 2011

El Vacío


El ruido de las olas
es como la ruina de una voluntad
para oídos que lo comparan
a su esperanza claudicante
pues el mar es un monstruo inerte.
Cuando la soledad oscurece los días,
se vislumbra la corrupción
en una flor que ha nacido,
en el brote tierno de un árbol,
en la aurora, hermosa para otros,
porque sólo saben
a gran estafa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario